Relojes y su historia

Desde el principio de la humanidad, el ser humano ha tenido la necesidad de medir el tiempo de alguna manera. Los primeros hombres que se vieron en la necesidad de regular sus actividades fueron los de las civilizaciones agrícolas, con el objetivo de determinar los períodos de siembra y cosecha mediante un registro plasmado en forma de esquema llamado calendario. Dicha herramienta con el tiempo fue haciéndose más popular y utilizada, aunque no ofreciera tanta exactitud, por lo que pronto el hombre se encontró en la necesidad de la búsqueda de un instrumento aún más preciso. Esto motivo a los sabios de los pueblos a idear mecanismos que pudieran contribuir con esta tarea de medir el tiempo.

El primer reloj del mundo y su evolución

Fue inventado por los egipcios, y su función consistía en disponer de un recipiente de agua que se vaciaba de manera regular por un orificio ubicado en la parte baja del mismo a lo largo del día.

Más tarde, en medio oriente fue inventado el reloj de sol, cuyo mecanismo consistía en señalar las marcas regulares de una piedra circular que reposaba en el suelo, mediante la sombra producida por el sol que incidía sobre un trozo triangular de roca.

También los anglosajones hicieron su aporte para ayudar a medir el tiempo mediante un mecanismo sencillo, una vela marcada les indicaba un lugar en el tiempo a medida que la cera al derretirse llegaba a dichas marcas. Años más tarde se hizo también popular el reloj de arena que cuya función consistía que dos recipientes de vidrio de una misma longitud unidos por un lado las estrecho entre estos, dispuestos de forma vertical, el de arriba lleno de arena que se deslizada por el lado más estrecho, se sabía que había transcurrido una hora al haberse pasado toda la arena de la parte de arriba a la parte de abajo.

Como es de notarse, a lo largo de la historia los relojes han ido evolucionando, habiendo utilizado elementos como el agua, la luz solar, el fuego y hasta la misma gravedad para llevar a cabo su función.

No fue hasta 1657 que se obtuvo la mayor exactitud gracias a Cristiaan Huygens (1629-1695), quien hizo un gran aporte a la humanidad con la invención del péndulo como mecanismo regulador, lo que permitió además adicionar un minutero al reloj, brindando mayor exactitud y por ende mayor confiabilidad. Finalmente se inventó el reloj de pulsera a petición de la Reina de Nápoles, María Carolina de Austria en el año 1812. Un tipo de reloj que utilizamos hoy en día la mayoría de las personas y que podemos encontrar de todas las formas, colores, estilos que podamos imaginar.

Hoy en día la utilización del reloj no solo se ve enfocada en la regulación del tiempo sino también en darle un plus al estilo personal e ir a la vanguardia de la moda, por lo que existen miles de opciones de sitios como Clicktime donde podrás encontrar relojes que vayan con cualquier estilo.