Formas complejas de vida en planetas congelados, una nueva hipótesis lo sostiene

El descubrimiento de formas de vida nacidas fuera de nuestro planeta Tierra, ha sido durante años el objetivo y desafío de muchos científicos internacionales, sin embargo, junto con la observación con los últimos telescopios y escuchando señales de radio de otras galaxias, hay varias hipótesis que apuntan a demostrar o no la posibilidad de que en otros lugares se hayan dado las condiciones apropiadas para la proliferación de la vida.

Según el profesor Alan Stern, investigador del Southwest Research Institute of Boulder en Colorado, la imposibilidad de recibir señales tangibles de otros planetas hasta la fecha, podría derivar del hecho de que la vida se ha desarrollado principalmente en planetas congelados, en los océanos bajo la corteza terrestre, y que estas señales no son actualmente reconocibles por las tecnologías que poseemos.

La nueva hipótesis afirma básicamente que, no podemos conocer el grado de complejidad alcanzado por una forma de vida desarrollada bajo la superficie helada de un planeta, esta idea pretende explicar también la falta de señales de una civilización tecnológicamente más avanzada, un enigma conocido como la Paradoja de Fermi.

La presencia de los océanos en un planeta se encuentra entre las condiciones más acreditadas para el posible nacimiento de la vida, en los últimos años hemos observado que éstas son comunes en varias lunas y planetas del sistema solar, todos tienen en común, sin embargo, la presencia de una superficie helada que no permite realizar análisis en profundidad, además las indicaciones bioquímicas que determinan la presencia de vida son simplemente muy difíciles de detectar a distancia.

Se trata de una hipótesis, la del profesor Alan Stern, realmente intrigante y particular, que no excluye por ejemplo la posibilidad de que bajo los océanos helados de algún planeta remoto, se hayan desarrollado también comunidades complejas con características de adaptación al entorno en el que viven.